×

Diagnostico del karma. Libro segundo. El karma limpio

S.N. Lazarev
Diagnostico del karma. Libro segundo. El karma limpio
Spain

Diagnostico del karma. Libro segundo. El karma limpio

S.N. Lazarev
  • E-book
0

Product type: e-book

Format: pdf, epub, doc

12
Read the excerpt
12

Description

En la actualidad los logros de la medicina oficial son indudables. Uno de los temas principales para ésta es la detección de las enfermedades en su estadío temprano, lo que permite un tratamiento más efectivo. Sigue siendo una dificultad para la medicina entender lo que es la enfermedad, cuáles son sus causas y qué hacer para evitar su aparición. Un avance importante se hizo en la modernidad cuando los médicos entendieron que curar un órgano de forma aislada no da buenos resultados; todo el organismo se enferma, por lo tanto hay que tratar la totalidad. Acorde a esto aumentó el interés en la medicina oriental ya que esta última dirige sus esfuerzos hacia el tratamiento de todo el cuerpo. Los médicos tuvieron que enfrentarse a conceptos tales como canales y meridianos energéticos. Progresivamente los médicos empezaron a considerar el organismo no solo como un sistema físico sino también energético.

De acuerdo a la medicina oriental un humano, en primer término, es un sistema energético que interactúa con el mundo entero. El desarrollo de la medicina oficial llegó a comprender que en la base de una enfermedad yace una inmunidad disminuida e inclusive en el origen de las enfermedades oncológicas se encuentra una alteración en el sistema inmune. El sistema inmune está relacionado con el sistema energético y depende de este. Se abre una nueva perspectiva en la medicina moderna al poder diagnosticar y tratar a nivel energético. Pero existen otros factores de los cuales depende el estado físico del organismo.

Muchas centenas de años atrás Avicena1 realizó un experimento. Colocó una oveja a cierta distancia de un lobo. A los tres días la oveja murió a pesar de estar sana físicamente. Resulta que lo que llamamos consciencia y psiquis puede determinar en grado significativo el estado de todo el organismo. Los pastores de Asia Media tenían el siguiente método de curación: cuando una oveja después de un parto difícil ya no podía levantarse y no había forma de ayudarla, en lugar del corderito que murió en el parto le ponían al lado un corderito de otra oveja; así la oveja enferma lo cuidaba, lo alimentaba y se recuperaba. Entonces lo que llamamos psiquis puede ayudarnos cuando todos los medicamentos fracasan. En los humanos, al tener la parte psíquica más desarrollada que los animales, este mecanismo es mucho más efectivo. Si se ignora el conocimiento de las leyes que rigen la psiquis humana no se puede desarrollar armónicamente la medicina moderna.

Una etapa importante fue superada cuando gracias a los experimentos de Mesmer y Sigmund Freud se vio la relación entre la parte psíquica y la salud de una persona. Resulta, según Mesmer, que la salud de una persona puede ser afectada por fuertes e intensas preocupaciones, por estrés e inclusive por cosas mucho menos significativas. Es muy importante entender qué tan profundo calan en nuestra psiquis estas emociones. Por ende, las influencias que llegan a esta profundidad afectan seriamente nuestra salud. Sigmund Freud realizó un descubrimiento que unió la psicología y la medicina. Demostró que las estructuras subconscientes profundas tienen sus propias leyes y el estrés vivido alguna vez nunca desaparece, se conserva en aquellas profundidades y con el tiempo puede generar una enfermedad.

Yo empecé mis investigaciones en bioenergética unos quince años atrás. La orientación por aquel entonces fue la siguiente: un órgano enfermo se puede tratar no solo con medicamentos o fisiokinesioterapia sino energéticamente, o sea enviando las corrientes energéticas, a través del esfuerzo volitivo. En los años 80, tanto la medicina oficial como los tratamientos extrasensoriales estaban en la misma etapa: se llegó a la conclusión de que había que tratar al organismo como un todo. Y más, cuanto antes se hacía la corrección energética, más fácil era combatir la enfermedad. En el año 1986, investigando el estado energético del organismo, intenté hacer un diagnóstico temprano de la enfermedad. Descubrí que analizando campos energético-informacionales se puede ver la patología mucho antes que con cualquier aparato moderno. Por lo tanto, para un futuro desarrollo del diagnóstico temprano es necesario usar métodos que determinen el estado energético-informacional del organismo. Trabajando en forma ininterrumpida en esta dirección lograba un diagnóstico temprano y preciso de una enfermedad explorando las capas sutiles de las estructuras energético-informacionales.

En el año 1990, llegué a un nivel absolutamente nuevo en las investigaciones y descubrí en las estructuras energético-informacionales que rodean a la persona deformaciones específicas del campo que generaban las enfermedades y alteraciones en el estado físico. La eliminación de esas deformaciones a nivel energético daba un excelente resultado curativo. Más adelante resultó que la estructura del campo de una persona tiene una configuración bastante compleja cuyos componentes energético-informacionales determinan el estado físico, o sea, la enfermedad empieza a nivel del campo, a nivel energético-informacional. Siguiendo con mis investigaciones pude observar un patrón interesante: al actuar sobre las estructuras del campo cambiaba no solo el estado físico del individuo sino también sus emociones, su carácter y circunstancias de su vida, lo que habitualmente llamamos "destino". Entonces, a nivel del campo el estado físico, emocional y psíquico de la persona están representados en una formación única donde todos los elementos están interrelacionados. Esto permite explicar por qué las exacerbaciones psíquicas y emocionales pueden afectar fuertemente el estado físico. Por ende, al afectar el cuerpo en el tratamiento, en algún grado modificamos la parte emocional y psíquica de la persona. Además lo contrario también es cierto. Afectando la parte intelectual, psíquica y emocional de la persona generamos cambios en su estado físico.

En 1991 logré hacer un descubrimiento del siguiente significado: a nivel energético-informacional los padres, hijos y nietos se presentan como algo unido y completo. Las partes psíquica y emocional y la conducta de los padres afectan la psiquis, las emociones y la conducta de los hijos. Podemos concluir que al cambiar la psiquis de los padres se puede cambiar el estado físico de los hijos.

Las investigaciones realizadas demuestran que el código genético no es fundamental en la transmisión de la información. El rol que juegan las estructuras energético-informacionales a nivel de campo no es para nada menor en este proceso. Basándonos en esto podemos hablar sobre el genotipo del campo que es más grande que el genotipo físico y transmite a los descendentes las emociones, el carácter e inclusive su forma de ver el mundo. Esto permite establecer la relación que hay entre pedagogía, psicología, psiquiatría, fisiología y otras ciencias que estudian al humano.

En esencia, se logró descubrir el mecanismo del karma al cual mencionan distintas fuentes, pero que hasta ahora no fue estudiado realmente por nadie. Como resultado de mis investigaciones, verificadas a través de la práctica de sanación de enfermos, se determinó el mecanismo que relaciona los pensamientos, las emociones y la conducta de una persona con sus enfermedades y las enfermedades de sus hijos. La persona no es solo algo físico, sino también es una capa del campo. Si para las capas físicas lo más importante son las características espaciales, para las del campo lo más importante son las del tiempo. El cuerpo físico se expresa en el espacio, el del campo en el tiempo. Actuando de cierta manera, realizando sus ideas, expresando sus emociones en el plano físico, la persona genera un cambio en su cuerpo de tiempo, diciéndolo en forma simple, la conducta y las emociones de una persona influyen en su futuro. Las emociones y la visión del mundo de una persona afectan su cuerpo de tiempo de un modo más significativo que las acciones físicas concretas. Así funciona el mecanismo del karma. Podemos encontrar su descripción aproximada en distintas fuentes literarias. Si sacamos conclusiones de lo antedicho podemos afirmar que la formación de una visión del mundo correcta y un trabajo sobre las emociones son más importantes para el desarrollo y la supervivencia de la humanidad que todos los éxitos de la medicina moderna. Las investigaciones que dieron origen a este libro permiten integrar los conocimientos sobre el humano en un sistema completo que permite descubrir y ampliar las perspectivas del futuro.

Reviews 0 0.0


All purchased items you can find in your Personal Profile Page
When you purchase a video, you get an audio recording as a gift
All your purchases will be stored in your account for an unlimited time.
You can always ask for help in our support
Support Us
You can support the development of our website, the translation of books into other languages and other research-related projects. Sergey Lazarev
Read more
Subscription
Subscribe to receive the newsletter for the lastest articles, reports on new products and letters from readers.
0